Comisiones Obreras de la Región de Murcia | 22 febrero 2024.

CCOO expresa su repulsa por el acuerdo de conformidad en el caso de la mujer violada en Mula

  • El sindicato recuerda que el tribunal tiene la potestad de continuar con el proceso dada el impacto social del delito.
  • La sentencia genera desconfianza hacia el sistema judicial y una relativización de la gravedad del delito

Para CCOO resulta inaceptable que un violador confeso que, además, utilizó el abuso de poder y la vulnerabilidad de la víctima quede libre de prisión por un acuerdo de conformidad. Las últimas sentencias conocidas en las que los violadores (con reconocimiento expreso de su crimen) han quedado libres de cárcel constituyen un precedente preocupante que, a juicio de nuestro sindicato, refuerza la cultura de la violación y resta importancia a la gravedad  de las agresiones sexuales. 

04/08/2022.
violación Mula

violación Mula

No es  posible que un delito que no solo atenta físicamente si no también psicológicamente contra la víctima, por la humillación y estigma secundario que supone, quede impune con una indemnización de 6000 euros y prohibición de aproximación y comunicación. Además, la aceptación del acuerdo por parte de la víctima no es óbice para no continuar con el procedimiento, dado que el tribunal  tiene la potestad de continuar, y así debería hacerlo, puesto que se trata de un delito público con una gran influencia sobre la sociedad.

La víctima, una trabajadora migrante, puede aceptar el acuerdo de conformidad, pero su situación de vulnerabilidad, económica, social, etc. no garantiza la libertad de su decisión, por lo que CCOO insiste en la obligación de la justicia en velar por ella y por otras posibles mujeres en su situación.

De hecho, CCOO de la Región de Murcia ha denunciado en varias ocasiones que los abusos en el campo murciano no son hechos aislados, sino un “modus operandi” extendido en las contrataciones agrícolas:  Trabajar sin contrato, suplantación de su identidad para evitar que sean localizadas en caso de que haya una inspección de trabajo y sueldos miserables pagados en mano y muy por debajo del convenio colectivo, son el día a día de un sector donde las mujeres, en ocasiones, son víctimas de abusos sexuales. El caso más notorio fue el conocido como  operación ‘Yawari’ en 2020, en el que CCOO  denunció ante la fiscalía a un “intermediario” de una ETT por  extorsión en el entorno laboral. En este caso en concreto trascendía del plano laboral al sexual donde las mujeres eran obligadas a mantener relaciones sexuales con el detenido, llegando a forzarlas físicamente si se resistían.

 

Para CCOO la sentencia de la violación en Mula supone, a nivel laboral, perpetuar estas prácticas que extorsionan a mujeres aprovechándose de su situación de debilidad y, a nivel social, una desconfianza hacia el sistema judicial y una relativización de la gravedad del delito.