Comisiones Obreras de la Región de Murcia | 29 febrero 2024.

Valoración EPA 2 Trimestre 2022

En la Región de Murcia se incrementa la ocupación y baja el paro aliviando la crisis

  • El paro desciende en 8.500 personas y la ocupación aumenta en 15.800 gracias a los efectos de la Reforma laboral.
  • CCOO considera que hay que seguir mejorando las condiciones laborales y salariales de la población trabajadora en un contexto marcado por la alta inflación vinculada a la fuerte subida de los precios energéticos y de la electricidad.

La Tasa de Empleo en la Región de Murcia, se sitúa en 52.63 puntos, algo superior a la Tasa nacional, tanto para los hombres como para las mujeres (1.94 puntos y 0.30 puntos respectivamente). Con todo ello, la Tasa de Empleo de las mujeres es muy inferior a la de los hombres. (A nivel nacional hay una diferencia de 10.39 puntos y a nivel regional de 12.03). Para Comisiones Obreras es necesario seguir actuando sobre las causas que explican la fuerte subida de los precios energéticos para controlar el auge de los precios que soportan los hogares y el tejido productivo. El sindicato considera que el auge de los precios podría situarnos en un escenario de estancamiento e incluso recesión económica, que impediría la creación de empleo de calidad.

29/07/2022.
VICTOR IPC

VICTOR IPC

En la Región de Murcia aumenta la ocupación en el segundo trimestre de 2022 en 15.800 personas según la EPA. De ellas, 2.400 son hombres y 13.400 son mujeres.

Por grupos de edad, la ocupación desciende para las mujeres más jóvenes, con 600 trabajadoras menos entre 16 y 24 años, y también baja en 1.200 hombres mayores de 55 años.

 

Los grupos de edad con mayor ocupación son los de los de 45 a 54 años para los hombres (6.200 hombres más) y para las mujeres las mayores de 45 años, con un total de 10.800 mujeres más con empleo.

 

Con estos datos, la Tasa de Empleo en la Región de Murcia, se sitúa en 52.63 puntos, algo superior a la Tasa nacional, tanto para los hombres como para las mujeres (1.94 puntos y 0.30 puntos respectivamente). Con todo ello, la Tasa de Empleo de las mujeres es muy inferior a la de los hombres. (A nivel nacional hay una diferencia de 10.39 puntos y a nivel regional de 12.03)

 

El paro ha descendido en 8.500 personas en la Región, con 6.300 hombres y 2.100 mujeres menos, contabilizándose 91.400 personas en paro en el segundo trimestre de 2022, frente a las 99.900 del primer trimestre.

 

El mayor descenso del paro se ha producido en la población entre 45 y 54 años, con 3.700 parados y 1.700 paradas menos, que suman un total de 5.500 personas que ya no están en paro. Así la Tasa de Paro ha descendido en 1.26 puntos a escala regional, situándose en 12.18 puntos, mientras la Tasa nacional es de 12.48 puntos, situando a la Comunidad Autónoma 0.30 puntos por debajo de la media nacional.

 

La Región de Murcia es una Comunidad de Servicios: encontramos 457.300 personas ocupadas en este sector, 87.900 en Industria, 78.500 en Agricultura y 35.400 en Construcción. 

 

La Construcción ha perdido 4.100 personas ocupadas, mientras que Servicios ha ganado 11.900. El Sector Industrial ha incrementado su ocupación en 6.100 personas y Agricultura en 1.900. El paro ha descendido en todos los sectores excepto en el agrícola, que se mantiene con 10.400 personas que quieren trabajar y no pueden.

 

En cuanto a la población activa, la Región de Murcia ha incrementado en 11.200 el número de mujeres trabajadoras o disponibles para trabajar y ha perdido 3.900 hombres, resultando un saldo positivo de 7.300 personas respecto al primer trimestre de 2022. 

 

 

Para Comisiones Obreras es necesario seguir actuando sobre las causas que explican la fuerte subida de los precios energéticos para controlar el auge de los precios que soportan los hogares y el tejido productivo. El sindicato considera que el auge de los precios podría situarnos en un escenario de estancamiento e incluso recesión económica, que impediría la creación de empleo de calidad.

 

Para CCOO es necesaria una apuesta decidida por un cambio de modelo productivo, dando un mayor protagonismo a la industria de calidad y servicios públicos esenciales como sanidad, educación, dependencia o servicios sociales, que permitan mejorar la calidad y cantidad de nuestro empleo que reequilibre nuestra economía frente a la excesiva dependencia de algunos sectores como turismo y hostelería.