Comisiones Obreras de la Región de Murcia | 22 febrero 2024.

La reforma laboral con perspectiva de género

  • La precariedad contractual para las mujeres en la Región de Murcia se caracteriza además de la temporalidad por la parcialidad involuntaria.
  • La tasa de parcialidad en la contratación para las mujeres es del 31,28% y para los hombres del 10,84%, 20,44 puntos de diferencia.

Ser mujer no puede equivaler a ser trabajadora precaria, y eso es casi una norma en esta región. Así que desde una perspectiva de género, con la aplicación de esta reforma laboral se espera una gran mejora en las condiciones laborales y en la vida de las trabajadoras.

18/02/2022.

URL | Código para insertar

La foto del mercado laboral en la Región de Murcia para las mujeres se caracteriza por dos elementos nocivos para un trabajo decente: temporalidad y parcialidad.

En la región de Murcia la contratación temporal ha aumentado de forma alarmante para las mujeres, situándose la tasa de temporalidad en el 33,2%, un 6,6% más en relación con la media de los hombres. Las trabajadoras de la región de Murcia sufren un 7,5% más de tasa de temporalidad que la media nacional de trabajadoras. En los últimos 7 años, la tasa de temporalidad para las mujeres en la región ha sido una constante, siempre con valores por encima del 30%.

Las modalidades más utilizadas en la contratación de las mujeres hasta ahora, han sido la modalidad eventual por circunstancias de la producción, con la que se ha empleado al 43,10% de las mujeres, y la otra modalidad más utilizada es obra o servicio, que representa el 40,61% de los contratos realizados a mujeres en la región de Murcia. 

Con la reforma laboral estas modalidades de contrato pasarán a ser estables, y sectores de actividad altamente feminizados en la región como la agricultura, la hostelería, el comercio y la actividad manufacturera se van a ver profundamente transformados porque han sido nichos de precariedad contractual por obra y servicio. En el 4º trimestre de 2021, el 76% de las mujeres asalariadas estaban contratadas en el sector servicios.

Reducir la temporalidad del sector público es otro objetivo de esta reforma laboral. En el sector público, en la región de Murcia, la contratación temporal es mucho mayor para las mujeres que para los hombres, a los que se les hace un 20,7% de contratos temporales y un 33,4% a las mujeres, es decir más del 13% de diferencia.

La precariedad contractual para las mujeres en la Región de Murcia se caracteriza además de la temporalidad por la parcialidad involuntaria. 

La tasa de parcialidad en la contratación para las mujeres es del 31,28% y para los hombres del 10,84%, 20,44 puntos de diferencia.

 

La jornada parcial es más frecuente en la contratación temporal que en la indefinida y las diferencias por sexo son importantes ya que para las mujeres la jornada parcial ocupa el 29,32 % frente al 12,13 % entre los hombres. Resulta un 17,19% más de mujeres que hombres con contrato temporal con jornada parcial, que ya es el colmo de la precariedad. 

Esta reforma laboral va a tener un impacto de género muy positivo, sobre todo para las trabajadoras que viven de forma más dura aún la precariedad laboral porque a los condicionamientos de la temporalidad y la parcialidad se sume la desregularización de las contratas y las subcontratas. 

Estabilidad en el empleo, minimización y acotamiento de la temporalidad y la parcialidad, buena regulación de los contratos de formación, condiciones laborales amparadas y reguladas por convenios negociados con las organizaciones sindicales y salarios dignos, son elementos imprescindibles para tener un trabajo decente. 

Ser mujer no puede equivaler a ser trabajadora precaria, y eso es casi una norma en esta región. Así que desde una perspectiva de género, con la aplicación de esta reforma laboral se espera una gran mejora en las condiciones laborales y en la vida de las trabajadoras.