Los convenios colectivos deben recuperar derechos y repartir los beneficios o habrá conflicto

    CCOO y UGT han llevado las movilizaciones a la puerta de la sede de la patronal CROEM para romper la parálisis en que se encuentran las negociaciones para un acuerdo salarial que garantice la recuperación del poder adquisitivo de los salarios y de los derechos arrebatados por las reformas laborales. Las concentraciones de este martes 22 de mayo en cuarenta ciudades supone un paso adelante trás la advertencia a los empresarios de que si no permiten el reparto justo de la riqueza que generan los trabajadores y trabajadoras, habrá conflicto.

    15/05/2018.
    22MAYO

    22MAYO

    Las organizaciones empresariales no están entendiendo que yano estamos en una situación de profunda crisis, como la que vivimos de 2008 a 2013. El gran esfuerzo hecho durante estos años por los trabajadores y las trabajadoras debe revertirse ahora, cuando la economía crece con fuerza desde hace cuatro años, se crea empleo (aunque de baja calidad) y las empresas no solo están recuperadas del impacto de la pasada crisis económica y financiera, sino que se encuentran en una situación que supera con creces el mejor momento de la etapa de crecimiento anterior: ganan 37.000 millones más que en 2008, reparten 15.600 millones más de dividendos entre sus accionistas, y han reducido su nivel de endeudamiento hasta situarlo por debajo del de la Eurozona.

    Frente a esto, la remuneración de los asalariados es 10.000 millones inferior a la de 2008, como resultado de la destrucción de empleo y la devaluación salarial, que las reformas laborales han hecho aún más profunda. El poder de compra de los salarios se ha recortado un 7,5%, y hasta un 15% los más bajos, que son los que más han sufrido el impacto de la devaluación. Y el porcentaje de trabajadores y trabajadoras en riesgo de pobreza se ha elevado hasta el 13,1%, el tercero más elevado de toda la Unión Europea.

    Además, los trabajadores y las trabajadoras hemos sufrido unas durísimas reformas laborales que han provocado una distribución injusta de las cargas de la crisis, que han recaído fundamentalmente sobre nuestras espaldas.

    Tras años de crisis, la economía española empieza a recuperarse y el futuro AENC y la negociación colectiva, sectorial y de empresa, debe de permitir salir a la clase trabajadora de una situación de bajos salarios y precarización del empleo y de las condiciones de trabajo. Han sido años en que las desigualdades se han agudizado y ya es hora de poner las bases para la recuperación de un mercado laboral estable y con derechos.

    Igualmente no podemos seguir con un mercado de trabajo en el que la mayoría de los contratos son precarios, a tiempo parcial, contratos por días o por horas, etc. Toda la clase trabajadora está sufriendo esta situación pero el problema se agudiza en los jóvenes.

    Hay muchos temas a tratar en esta negociación pero desde CCOO consideramos que hay tres objetivos claves y que sin resultados en estos puntos un acuerdo sería prácticamente imposible: El crecimiento de los salarios por encima de la inflación (IPC), la reducción de la temporalidad y de la contratación parcial y la eliminación de los alargamientos de jornada, decididos discrecionalmente por la empresa y que no son, en muchos casos, retribuidos ni compensados.

    Salarios

    En relación a los salarios, es imprescindible una subida salarial significativa que permita recuperar salarios. Tras años de contención salarial las organizaciones empresariales deben de salir de esa posición de comodidad de subidas contenidas e incluso de bajadas salariales. Es cierto que el tejido industrial y productivo de nuestro país ha sufrido un destrozo importante, pero las empresas que se han mantenido, en muchos casos gracias al sacrificio de trabajadores y trabajadoras, están alcanzando niveles anteriores a la crisis e incluso superándolos. Los beneficios generados se deben de repartir.

    Desde CCOO pedimos una subida mínima de los salarios del 3,1% para 2018.

    Consideramos que la subida salarial debe estar vinculada a la realidad productiva de cada sector o empresa, por encima de la inflación (1.6%) e incorporar un plus adicional (1.5%) para recuperar el poder adquisitivo perdido.

    Todo esto en paralelo a nuestra reivindicación de subida del Salario Mínimo Interprofesional y de la recomendación para que ningún convenio colectivo tenga salarios por debajo de los 1.000 euros.

    Empleo

    En relación a la eliminación de la precariedad en el empleo, tienen que establecerse compromisos efectivos para fomentar la contratación juvenil de calidad y que no se quede en papel mojado; igualmente es necesario incluir cláusulas específicas para el crecimiento de los contratos indefinidos y a tiempo completo. En marzo el 91% de los contratos que se realizaron fueron temporales y sólo el 9% indefinidos. También deben de controlarse las cadenas de subcontratación y poner límites a las sucesivas subcontratas que acaban con trabajadores explotados y sin protección. Del más de un millón de contratos que se hicieron en el año 2017, más de la mitad fueron a través de ETTs.

    Jornada de trabajo

    Hay que controlar la jornada de trabajo, no podemos seguir con jornadas interminables, sin control y sin cobrar. Se deben de cumplir las jornadas máximas que marquen los convenios colectivos, hay que racionalizar los horarios y acabar con el presentismo. Hay que acabar con la práctica de falsos contratos a tiempo parcial, con alargamientos de jornada encubiertos. Para todo ello, es necesario establecer, por convenio colectivo, la obligación empresarial de llevar un registro diario de la jornada laboral ordinaria y extraordinaria, que debe ser público, accesible a los trabajadores afectados, a la representación sindical y a la inspección de trabajo.

    Otro tema que consideramos importante y que hay que regular es el del derecho a la desconexión. Cada vez es más frecuente la disponibilidad

    total del tiempo de los trabajadores por parte del empresario. La jornada debe de estar bien regulada y el uso de nuevas tecnologías en el trabajo no debe de suponer jornadas laborales sin control.

    La brecha de género es transversal en estos temas. Las mujeres son las que tienen menos salario, peores empleos y jornadas de trabajo más desreguladas. Son necesarios planes y medidas de igualdad efectivos, negociados con la representación legal o con los sindicatos, y en los que se haga un seguimiento que permita poner freno a estas situaciones.

    El ponernos estos objetivos no quiere decir que olvidemos otros temas, tales como la Seguridad y la Salud en el trabajo, los derechos sindicales o los derechos a la formación y la cualificación profesional, pero creemos que es necesario incidir en la precariedad laboral que está fomentando la aparición de cada vez mayor número de trabajadores y trabajadoras pobres.

    Propuestas de la Patronal

    En ningún caso contemplan revisión salarial ni referencias a IPC alegando que estas cláusulas están desapareciendo de los convenios. Lo cierto es que en el último dato de convenios que publica el Ministerio las cláusulas de revisión están creciendo.

    El incremento salarial que proponen es del 0% al 2%, que podría ser al mayor para los salarios más bajos (lo que ganan menos de 14.000 euros) y un incremento “variable” que estaría ligado a resultados en cuestiones como la reducción del absentismo, el aumento de la productividad, la formación o el empleo. En suma, proponen que, si queremos participar en las mejoras de productividad de las empresas, tenemos que darles algo a cambio (penalizaciones por absentismo, que los médicos de las mutuas den el alta,..)

    Sobre contratación su propuesta pretende que los empresarios puedan elegir el contrato que mejor les venga, nosotros ya hemos manifestado que la contratación no es una barra libre en la que se pueda elegir contrato, si no que dependiendo de la causa del contrato habrá que usar una modalidad u otra. Según ellos su objetivo es hacer el contrato indefinido más “atractivo”, pero en la práctica lo que pretenden es facilitar aún más la contratación temporal o convertir, a través de la

    flexibilidad extrema, la contratación en un contrato a disposición, por el que el trabajador estaría siempre dispuesto a la necesidad del empresario. Esto es todavía más evidente en sus propuestas para el tiempo parcial. Quieren la flexibilidad total, con los máximos que permite el Estatuto en cuanto a horas complementarias, reduciendo incluso los tiempos de preaviso, aumentando las interrupciones de la jornada en estos contratos y facilitando en los convenios colectivos la conversión de los contratos a tiempo completo en contratos a tiempo parcial.

    Eliminan todas las recomendaciones del anterior AENC en cuanto a control de la temporalidad y de la subcontratación.

    Además sus propuestas en tiempo de trabajo llegan a tal extremo, que se atreven a proponer que los convenios colectivos dejen que las empresas dispongan de las horas entre las máximas de convenio y la máxima legal. O marcar jornadas mínimas y no máximas. También quieren definir en los convenios que no haya que registrar la jornada.

    En nuestra opinión la patronal está enrocada en sus posiciones y sólo con movilizaciones podría cambiarse el curso de la negociación.

    Te esperamos el proximo día 22 de Mayo  a las 12 horas frente a la CROEM en Murcia.

     

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.