La drogodependencia en carretera

    Es absolutamente inaceptable criminalizar a todo un colectivo de profesionales por el problema de unos pocos. Las drogas y el alcohol provocan accidentes y pueden acarrear víctimas, pero igualmente la falta de descanso, el estrés, o la lejanía del hogar genera sucesos, víctimas y muerte.

    24/12/2017.

    El sábado, 16 de diciembre, leíamos con estupor en la prensa como se reunían el Delegado del Gobierno con representantes de la Guardia Civil, Tráfico y con la FROET para tratar, al parecer, el tema de la drogodependencia en los conductores profesionales. En cuanto a la Guardia Civil y Tráfico, no tenemos nada que decir, como profesionales y fuerzas de seguridad, cumplen con su cometido de aplicar las leyes, las de tráfico y el resto, a todos los ciudadanos estén trabajando o en tiempo de ocio. Si se les llamó, acudieron y dieron su opinión, como no puede ser de otra manera.

    El problema radica en que el Delegado del Gobierno, a quien se le supone conocedor de la existencia de la Ley 5/2017, de 5 de julio, de Participación Institucional , se reúne con la patronal del transporte de mercancías por carretera y crea una mesa de trabajo, sin la presencia de las organizaciones sindicales más representativas del sector, para llegar a la conclusión de que es necesario incluir en el Convenio Colectivo medidas de control de los trabajadores mediante su sometimiento obligatorio a “ test de alcohol, drogas y controles del hígado para ver si hay enfermedades hepáticas como la cirrosis”.

    Es preocupante el planteamiento que se hace de este tema, ya que se proponen unos controles de los trabajadores totalmente desvinculados de los temas de Salud Laboral con una presunta intención de recortar derechos fundamentes de las personas afectadas, ya que, vía convenio colectivo, quieren imponer actuaciones empresariales que vulnerarían la Constitución, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y la Ley de Protección de Datos.

    Es obvio que nos preocupa que en los controles de la DGT se haya detectado a cierto número de conductores profesionales bajo los efectos de sustancias tóxicas, pero la convocatoria de esta reunión y su tema central tienen como objetivo crear opinión mediática sobre cuestiones que desvíen la atención de la verdadera realidad y problemática de los conductores profesionales, que se puede resumir en:

    Jornadas interminables.Semanas fuera del domicilio familiar, durmiendo en la cabina del camión que no reúne las condiciones mínimas de descanso para los trabajadores. Si alguien tiene dudas, lo reto a que “disfrute” de un par de años durmiendo unos 25 días al mes durante 11 meses al año en esas condiciones, y después hablamos.Convenio Colectivo, el de Murcia, que retribuye las horas extraordinarias, las horas de presencia y la nocturnidad en función de los kilómetros recorridos, no de la realidad.Y empresarios incumplidores, tanto del convenio como de las normas laborales y de prevención de riesgos, que claman ante los datos ofrecidos por la DGT y piden endurecer las normas laborales, pero ocultan que de esos controles realizados se han derivado numerosas denuncias contra empresas por incumplir los tiempos de conducción y descanso de sus conductores.

    ¿Se habló de esto en la reunión o, deliberadamente, no se convocó a los representantes de los trabajadores a los que se estaba juzgando para no hablar de ello?

    Hablemos de drogodependencia y de la problemática de simplificar las cosas. Los términos drogodependencia, drogadicción y farmacodependencia hacen referencia a la adicción generada por la exposición repetida a una droga, ya sea un fármaco o una sustancia psicoactiva legal o ilegal. Por desgracia en nuestro País somos muy dados al consumo de fármacos que al final, enmascaran los síntomas de patologías que tienen su origen o son agravadas por el trabajo. La sociedad debe saber que las condiciones de trabajo son un factor decisivo en el mayor o menor consumo de sustancias psicoactivas y que no siempre son las que comúnmente llamamos drogas y se detectan en los controles. Cuanto más duro, nocivo o desarraigado es un trabajo la incidencia en el consumo de esta sustancias es mayor, y está demostrado que mejorando las condiciones de trabajo se reducen los casos.

    Es absolutamente inaceptable criminalizar a todo un colectivo de profesionales por el problema de unos pocos. Desde CCOO llevamos años realizando jornadas de sensibilización sobre drogodependencias en el sector de carretera, tropezando con el inconveniente de que son pocos los trabajadores que pueden asistir porque siempre están de viaje trabajando y sus empresas no facilitan su asistencia. Las drogas y el alcohol provocan accidentes y pueden acarrear víctimas, pero igualmente la falta de descanso, el estrés, o la lejanía del hogar genera sucesos, víctimas y muerte.

    Por otra parte, no será a nivel estatal donde se tiene que negociar y acordar si tienen que existir mecanismos de control. A nivel de Murcia podemos influir mejorando un Convenio Colectivo obsoleto. Es un error pensar que el problema del consumo de alcohol y drogas en el ámbito laboral se soluciona recortando derechos fundamentales, endureciendo la legislación laboral y aplicando medidas punitivas.

    Para atajar y dar solución a este problema hay que hacerlo a través de medidas preventivas en el marco de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, obligando a las empresas a realizar las evaluaciones de los puestos de trabajo expuestos a riesgos especiales, entre ellas las evaluaciones de riesgos psicosociales, imprescindibles para conocer las condiciones reales de trabajo, e integrando la Seguridad Vial en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales para educar, concienciar y sensibilizar a trabajadoras y trabajadores sobre las consecuencias del consumo de sustancias durante la conducción. Institucionalizando en el Convenio Colectivo, y obligando a las empresas a implementar, programas de ayuda a trabajadoras y trabajadores con problemas de alcohol y drogas que dirijan a las personas afectadas hacia los profesionales, las asociaciones y personal adecuado para dar solución a sus problemas a través de medidas de reinserción laboral.

    Compañeros conductores, sois unos grandes profesionales que en unas condiciones precarias y sufriéndolo las familias, realizáis vuestra actividad para que a esta sociedad no les falte de nada. ¡Que nadie os criminalice!. Exijamos que se resuelvan los problemas de esta sociedad en los ámbitos que correspondan y con la suficiente profundidad. Un poco de seriedad. ¡Felices Fiestas!.

    Salvador Soto, Secretario General de la Federacion de Servicios a la Ciudadania de CCOO RM.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.